Sin comentarios aún

San Francisco Javier (3 de diciembre)

San Francisco Javier. (*1506-†1552) Su fiesta es el día 3 de diciembre

San Francisco Javier, presbítero de la Compañía de Jesús, evangelizador de la India, el cual, nacido en Navarra, fue uno de los primeros compañeros de san Ignacio que, movido por el ardor de dilatar el Evangelio, anunció diligentemente a Cristo a innumerables pueblos en la India, en las Molucas y otras islas, y después en el Japón, convirtiendo a muchos a la fe. Murió en la isla de San Xon, en China, consumido por la enfermedad y los trabajos (cf. Martirologio Romano).

 

Donde el río Aragón empieza a regar las tierras de la ribera de Navarra, existía un castillo medieval. Allí, un día, mientras los criados preparan las cabalgaduras con los pertrechos para tan lago viaje, María de Azpilicueta da sus últimos consejos a su hijo Francisco con el triste presentimiento de que nunca más lo volverá a ver. Javier espera triunfar en la vida; abraza a su madre y a sus hermanos y con 19 años emprende su marcha a la Universidad de París.

Juventud divertida

La sociabilidad innata de Javier y su jovialidad le acompañarán hasta el fi n de su vida; la severidad de los reglamentos de los Colegios Mayores no le impedía a Javier escapar de noche. Le gustaba beber, jugar a las cartas y, sobre todo, cantar. Y así hasta que empezó a tratar a Íñigo de Loyola…

«¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?» (Ignacio a Francisco Javier)

Javier e Ignacio

Providencialmente, Javier e Íñigo se hospedaron en la misma habitación del Colegio Mayor de Santa Bárbara. Javier era un joven fogoso, de porte distinguido y apuesto, con anhelos de brillar en el mundo. Ignacio sólo ambicionaba la gloria de Dios y servir a la Iglesia. Javier rehuía a Íñigo, pero los favores que éste le hacía, su constante ejemplaridad y la reiterada pregunta de Ignacio: «¿De qué le sirve al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?», rindieron a Javier. Por fin Íñigo logró que Francisco Javier hiciera los «Ejercicios Espirituales» —guiado por él— y quedó transformado por la gracia. Decidió renunciar al mundo y seguir a Íñigo hasta formar parte de los siete compañeros fundadores de la Compañía de Jesús.

Javier enviado por el Papa

Una vez aprobada la Compañía de Jesús, el Papa solicita misioneros jesuitas para evangelizar las Indias. Y es designado Javier, quien acepta el encargo con extraordinario entusiasmo.

Cuatro grandes viajes realizó Javier en tan sólo once años y medio de apostolado misionero; en total, más de 100.000 Km. de recorrido, ¡con los medios de entonces! Dos años pasó Javier evangelizando en Japón. En Goa había ahí un número considerable de cristianos. Después de pasar la mañana en asistir y consolar a los enfermos y a los presos, en hospitales y prisiones miserables, recorría las calles tocando una campanita para llamar a los niños y a los esclavos al catecismo.

El sábado 3 de diciembre de 1552, según escribió Antonio, el portugués, Francisco Javier «entregó el alma a su Creador y Señor con gran paz y reposo, pronunciando el nombre de Jesús». Tenía cuarenta y seis años (cf. J. M. Ballester, catholic.net).

 

(Revista Prado Nuevo nº 32. Testigos del Evangelio)

Leer más “Testigos del Evangelio”

Publicar un comentario