Sin comentarios aún

Compromiso eclesial de Prado Nuevo

 

Han pasado ya veintitrés años desde aquel 14 de junio de 1994 que cambió la vida de centenares de personas en esta obra religiosa de Prado Nuevo. El entonces Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Ángel Suquía, erigía canónicamente la Asociación Pública de Fieles «Reparadores de la Virgen de los Dolores», reconociendo a Luz Amparo Cuevas como fundadora de esta Institución. Se abría así una nueva etapa en la «Obra de El Escorial», como ha sido denominada coloquialmente en los medios informativos.

 

Una Comunidad Familiar, una joven y numerosa Comunidad de Hermanas Reparadoras y una rama de sacerdotes, seminaristas y jóvenes vocacionales se incorporaban, mediante la figura canónica de Asociación Pública de Fieles, al elenco de instituciones religiosas de la Archidiócesis de Madrid.

Muy pronto, a petición del Arzobispado, los jóvenes de la Asociación comenzaron a colaborar como voluntarios en los actos públicos de la Archidiócesis; uno de los primeros fue con motivo de la toma de posesión del joven Arzobispo, recién venido de Santiago de Compostela, D. Antonio María Rouco Varela, quien entonces contaba tan solo con 58 años. A esa colaboración le han seguido un centenar de encuentros, grandes eucaristías, Vía Crucis y actos multitudinarios, tanto en la Catedral como en las calles y plazas de ciudades tan dispares como Madrid, Fátima, Getafe o Roma.

 

La JMJ-2011

Fueron momentos de especial dedicación y entrega las distintas visitas de san Juan Pablo II y Benedicto XVI a España, especialmente la Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, el año 2011. Todo ello como reflejo del compromiso eclesial de la Asociación Pública de Fieles Reparadores, conforme a su carisma en la Iglesia. Fue ya desde el año 2009, y a propuesta del Sr. Cardenal, cuando asumimos los trabajos de preparación, creación y formación de un equipo de más de 30.000 voluntarios, dispuestos a organizar y dar soporte al «Encuentro juvenil más importante del mundo»: la JMJ. Con el lema «Forma parte de algo grande» recorrimos distintos países de Europa, y por supuesto toda España, reclutando voluntarios en coordinación con las estructuras diocesanas y con los movimientos y realidades eclesiales más relevantes del mundo.

La atención a obispos o la creación y ejecución de los planes de seguridad de todos los eventos en los que participó el Papa nos fueron encomendadas, y se realizaron con plena satisfacción de las Autoridades y del Comité Organizador Central de la Visita del Papa.


 

La Obra social y benéfica

Otra de las actividades a reseñar en estos veintitrés años de servicio a la Iglesia es la Obra social y benéfica puesta en marcha: en 1997, tras casi un año de inversión y trabajo, empezó a funcionar la Residencia para personas mayores «Jesús del Buen Amor», en Griñón (Madrid). El centro lo bendijo el entonces Obispo de Getafe, D. Francisco José Pérez y Fernández-Golfín (†). Cinco años después, y tras una amplia remodelación, se inauguró en 2002 la Residencia «Virgen de los Dolores», en El Escorial (Madrid), casas por las que han pasado centenares de residentes, desde que se inauguraron. Fuera de Madrid, en el año 2004, se puso en marcha en la Diócesis de Osma-Soria, concretamente en Torralba del Moral, la Residencia «Nuestra Señora de la Luz», un edificio de 12.000 metros cuadrados, que puede albergar a más de 150 personas y que cuenta con una zona reservada para sacerdotes mayores. También esta casa contó con la bendición del que fuera Obispo diocesano, D. Francisco Pérez. En el año 2013, la Divina Providencia quiso que el entonces Arzobispo de Burgos, D. Francisco Gil, inaugurara y bendijera la Residencia «Nuestra Señora del Carmen» en Peñaranda de Duero, un nuevo centro de 4.500 metros cuadrados con capacidad para medio centenar de residentes, 20 hermanas consagradas y una zona para la formación vocacional de las Hermanas Reparadoras de la Virgen de los Dolores.

 

Atenciones pastorales de los sacerdotes

La actividad que más satisfacción pastoral ha dado a los presbíteros y seminaristas de la Asociación ha sido la atención de distintas parroquias y capellanías de la Archidiócesis de Madrid. Templos parroquiales como el de San Bernabé, Robledondo, Alpedrete o Valdemorillo, y hospitales como el de Guadarrama o El Escorial son atendidos cada día por sacerdotes y seminaristas de la Asociación de Fieles; el anterior Arzobispo de Madrid, según ha ido ordenando diáconos y sacerdotes de la misma, les encarga destinos pastorales cercanos a El Escorial, para facilitar la vida comunitaria propia del carisma que tienen dentro de la Iglesia.

Se han cumplido, pues, 23 años desde que la Asociación de Fieles viene sirviendo a la Iglesia y cumpliendo una misión en ella en distintas diócesis de España, atendiendo de forma particular Prado Nuevo, donde Dios viene derramando tantas gracias. Todos los meses, miles de personas acuden a este lugar para rezar el Rosario, participar en la Misa y exposición del Santísimo, y recibir —quien lo desea— el sacramento de la Penitencia. La actividad se ha multiplicado desde que en el año 2012 la Jerarquía de Madrid concedió permiso para la construcción de una capilla en la finca, donde también se imparten retiros mensuales y todos los jueves se expone el Santísimo durante la mayor parte del día.

Veintitrés años que han dado, como vemos, para mucho en todos los ámbitos: pastoral, asistencial, vocacional… Afrontamos esta nueva etapa con entusiasmo y un renovado compromiso para servir a la Iglesia, no sólo de Madrid, sino de todas las diócesis donde, por la gracia de Dios, los miembros de la Asociación están presentes.

 

(Revista Prado Nuevo nº 14. Colaboración con la Iglesia)

 

Leer más “Colaboración con la Iglesia”

Publicar un comentario