Sin comentarios aún

La dirección espiritual y anuncios proféticos

 

Mensaje del 25 de septiembre de 1981 (II)

En el artículo anterior, comentábamos la primera parte de este mensaje. Continuamos ahora con la intervención de la Virgen, que se comunica con Luz Amparo para darle algunos consejos, a la vez que hace anuncios proféticos de gran relieve; es el primer mensaje que se extiende en detalles sobre este último tema.

 

La dirección espiritual

Dirección espiritualEl mensaje recomienda nada más empezar: «Haz caso a tu director espiritual»; lo que repetirá varias veces en otros mensajes: «No decaigas, pide consejo a tu padre espiritual; que él te dirija, hija mía», le insiste el 16 de octubre de ese mismo año. Al mes siguiente, el día 20, le dice el Señor: «Sé humilde, hija mía, habla con tu padre espiritual, que te dirija».

¡Qué recomendable es para todos la dirección espiritual! En general, ha de considerarse su necesidad para el alma que aspira a la santidad. Se suele decir, con acierto, que el peor consejero de una persona es ella misma, y san Bernardo escribe: «…aquél que se constituye maestro de sí mismo se hace discípulo de un necio»[1] . La dirección nos ayuda en el combate contra las tentaciones, así como a ejercitarnos mejor en las virtudes. Nuestras pasiones oscurecen el entendimiento y el demonio trata de confundirnos; por lo cual, se necesita la ayuda y orientación de un guía espiritual, que nos estimule en el camino de la perfección y nos advierta de los peligros que corre el alma. El papa san Juan Pablo II lo recomendaba en una ocasión con estas palabras: «En la propia vida no faltan oscuridades e incluso debilidades. Es el momento de la dirección espiritual personal. Si se habla confiadamente, si se exponen con sencillez las propias luchas interiores, se sale siempre adelante, y no habrá obstáculo ni tentación que logre apartaros de Cristo»[2].

 

La cruz sobre la espalda

Le pide a Luz Amparo, una vez más, que cargue con la cruz de Jesús haciéndola partícipe del misterio del dolor:

«Extiende los brazos como mi Hijo los extendió en la Cruz para salvar a la Humanidad (…). Coge esa cruz, hija mía, póntela sobre la espalda y sigue a mi Hijo, como yo le seguí hasta la Cruz con mi Corazón traspasado de dolor y con mi Hijo sufriendo para salvar a la Humanidad».

Sabemos por la fe que el sufrimiento penetró en el mundo por el pecado, ya que Dios, al crear al hombre, lo había preservado del dolor. Del Paraíso terrenal habría pasado al Cielo, para gozar allí eternamente. Por eso, en el mismo mensaje, la Virgen dice:

«Los escogidos, hija mía, volverán al Edén del Paraíso. Yo vendré con mi Hijo a por los escogidos (…). Los escogidos se verán en el Paraíso del amor y la felicidad».

 

Concordancias bíblicas

Hace varios anuncios proféticos, en concordancia con la Biblia y con profecías reveladas a los santos, y que sólo el tiempo aclarará:

«Muchos morirán a manos del enemigo, el reinado del enemigo no durará mucho (…). La lucha os parecerá muy larga; entonces el enemigo será vencedor. Habrá tres días de oscuridad; el Sol se oscurecerá y la Luna dará una luz muy tenue».

Por referir una concordancia evangélica con la cita anterior, dice Jesús en el Evangelio: «Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el Sol se oscurecerá, la Luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas»[3].

 

Elías y Henoc

Seguidamente, el mensaje distingue a los hijos de Dios que, durante ese tiempo, «seguirán con la oración y no olvidándose de Dios (…). Oración es lo que pido, con la oración os salvaréis». Menciona a dos personajes bíblicos —Elías y Henoc—:

«La cuarta morada está preparada para la lucha; en esos momentos, Elías y Henoc harán su presencia y harán grandes prodigios, para que los enemigos de mi Hijo se arrepientan y vuelvan a Dios (…). Elías y Henoc, testigos de Jesús, serán muy eficaces para la conversión de la Humanidad, serán dados a muerte y, después de acontecida esta muerte, habrá un gran milagro, hija mía; eso está escrito».

Elías sube al cielo

Elías subiendo al cielo

La Sagrada Escritura cita a ambos con frecuencia; incluso de Elías se nos narran diversos pasajes de su vida como profeta. Los intérpretes antiguos los identifican, unidos, con los dos testigos del Apocalipsis: «Y daré a mis dos testigos que, vestidos de saco, profeticen durante mil doscientos sesenta días» (Ap 11, 3). Coincide así con el mensaje, que los denomina también «testigos de Jesús», y explicaría que la Biblia no hable de su muerte, sino de su desaparición misteriosa: «Dijo Elías a Eliseo: “Pídeme lo que quieras que haga por ti antes de ser arrebatado de tu lado” (…). Iban caminando mientras hablaban, cuando un carro de fuego con caballos de fuego se interpuso entre ellos; y Elías subió al cielo en el torbellino» (2 R 2, 9. 11). «Elías, por su ardiente celo por la Ley, fue arrebatado al cielo» (1 M 2, 58). «Henoc agradó al Señor, y fue arrebatado, ejemplo de penitencia para las generaciones» (Si 44, 16). «Por la fe, Henoc fue trasladado, de modo que no vio la muerte y no se le halló, porque lo trasladó Dios» (Hb 11, 5). Otros piensan en Moisés y Elías, que representan «la Ley y los Profetas». En cualquier caso, estamos ante un misterio sin aclarar que la Iglesia no ha definido.

En cuanto al «gran milagro», desconocemos sus características; suponemos que será un acontecimiento venido de las manos de Dios, con el cual se manifestará su poder y grandeza e invitará a la conversión, como fruto de su misericordia para con la Humanidad.

Las palabras siguientes están impregnadas de profunda belleza y nos traen a la mente citas del Evangelio:

«El que tenga sed que acuda a mi Hijo, que Él es la fuente de la vida. El que esté cargado que acuda a mi Hijo, que Él lo descargará. Venid a mi Hijo, que Él os llevará a la morada de la vida. En esa morada está escrito: “El que come mi Carne y bebe mi Sangre será salvado”. Esa vida será eterna».

 

[1] Epist. 87, 7.

[2] Carta a los seminaristas de España, 8-11-1982.

[3] Mt 24, 29; cf. Mc 13, 24; Jl 3, 1-4.

 

(Revista Prado Nuevo nº 10. Comentario a los mensajes) 

 

Leer más “Comentario a los mensajes”

Publicar un comentario