Se conoce como «la Obra de Reparadores de la Virgen de los Dolores» a las instituciones erigidas canónica y civilmente a petición de Luz Amparo Cuevas.

La fecha clave de esta realidad es el día 14 de junio de 1981, cuando la Virgen de los Dolores se manifestó por vez primera a Luz Amparo en Prado Nuevo. En noviembre de 1980, había tenido ya otros encuentros con el Señor, quien le fue anunciando la misión para la que había sido escogida. A día de hoy, los frutos son evidentes y han sido reconocidos por la Iglesia.

El 14 de junio de 1994, el Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Ángel Suquía y Goicoechea (†), erige canónicamente la Asociación Pública de Fieles «Reparadores de Ntra. Sra. la Virgen de los Dolores» y la Fundación Pía «Virgen de los Dolores», y aprueba sus Estatutos. La Asociación Pública de Fieles la integran tres ramas: Hermanas Reparadoras, Comunidad Familiar y Comunidad Vocacional.

La Fundación Pía «Virgen de los Dolores» se propone como fines primordiales el apostolado y la atención espiritual a quienes se dirige su labor, «todo ello con arreglo a la Doctrina de la Iglesia Católica; asimismo, podrá realizar cuantas actuaciones de carácter benéfico o social sean necesarias para la consecución de sus fines, dentro de su inspiración cristiana» (Estatutos, art. 2º).

Asociación Pública de Fieles «Reparadores de la Virgen de los Dolores»

La Asociación Pública de Fieles «Reparadores de la Virgen de los Dolores», es una Institución erigida canónicamente por el Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Ángel Suquía y Goicoechea (†), el 14 de junio de 1994.

Como Asociación, es un conjunto de personas que se unen para llevar a buen término un fin. Las normas que rigen su funcionamiento están contenidas en sus Estatutos; y éstos —al ser una Institución religiosa— han sido aprobados por la Jerarquía de la Iglesia.

Su finalidad es «la santificación de sus miembros viviendo, en la medida de lo posible, vida comunitaria como los primeros cristianos y haciendo suyo el lema “Amor, Unión y paz”. Por ello tendrán especial interés en el servicio a personas necesitadas, viendo en ellas a Cristo Redentor, en íntima relación con la Virgen en su advocación de los Dolores, y estando dispuestos siempre a cooperar con la Iglesia Católica en sus actividades» (Estatutos, art. 3º). «Para conseguir la más perfecta realización de tales fines, los miembros de la Asociación prestarán una adecuada atención a su vida espiritual, intentando conseguir una profunda y completa formación doctrinal y profesional» (Íbid., art. 4º).

Los miembros de la Asociación de Fieles realizan diferentes tareas cada día, conforme a las necesidades de la Obra, tanto fuera de la Comunidad como a nivel interno. Son variados los trabajos manuales o de otro tipo que se llevan a cabo, para favorecer el sustento y cubrir las necesidades de los miembros de la Institución y para colaborar con la atención a las residencias abiertas. Así, por ejemplo, se trabaja en el cuidado de animales, albañilería, jardinería, etc. 

Se ofrecen habitualmente colaboraciones con algunas ONG con fines benéficos, así como ayuda alimentaria a diferentes instituciones y no pocas comunidades religiosas. Sin olvidar la colaboración habitual con la Iglesia Diocesana en cualquier tipo de tarea que se solicite, especialmente para actos o eventos de carácter eclesial, donde se participa asiduamente, poniendo en práctica lo señalado más arriba en los Estatutos propios (véase el art. 3º).

Esta Asociación Pública de Fieles se divide en tres ramas o secciones: «Hermanas Reparadoras, Comunidad Familiar y Comunidad Vocacional».

En un primer momento, para la atención espiritual de los miembros, el Cardenal Arzobispo de Madrid, D. Ángel Suquía y Goicoechea, el 21 de julio de 1994, nombró capellán a D. José Arranz.

Previa a la aprobación canónica de la Asociación Pública de Fieles, D. Ángel Suquía visitó durante más de cinco horas las instalaciones de la Obra fundada por Luz Amparo en El Escorial. Era el 27 de diciembre de 1993. El Cardenal celebró, además, una Misa en la capilla de la sede de la Fundación «Virgen de los Dolores».

Otras fechas significativas e hitos importantes

     

  • El día 8 de noviembre de 1996, el Cardenal de Madrid, D. Antonio María Rouco Varela, nombra capellán de la Asociación Pública de Fieles «Reparadores de la Virgen de los Dolores» al P. José Mª Ruiz.
  •  

  • El día 30 de octubre de 2001, el mismo Cardenal nombra otro capellán para la Asociación Pública: el P. Julián Paulino Argüello.
  •  

  • A partir de febrero de 2009, D. Antonio Mª autoriza la celebración de la santa Misa en el local «Ave María», junto a Prado Nuevo, para todos los primeros sábados de mes y otros días que los peregrinos lo soliciten.
  •  

  • Al año siguiente, en febrero de 2010, el Cardenal Arzobispo de Madrid autoriza a los sacerdotes y religiosos(as) participar en los actos piadosos de Prado Nuevo.
  •  

  • En el mismo mes de febrero del año 2012, el mismo Cardenal, D. Antonio Mª Rouco Varela, autoriza la construcción de la Capilla, pedida por la Virgen de los Dolores, y la celebración del culto en ella. Uno de los hitos más importantes en la Historia de estos hechos.
  •  

  • El 17 de agosto de 2012, Dios llama a su presencia a Luz Amparo Cuevas Arteseros, que fallece en El Escorial en olor de santidad. Entrega su alma a Dios, tras múltiples enfermedades y los sufrimientos morales de estas almas elegidas.
  •  

  • El primer sábado de septiembre de 2012 (1-9-2012), se inaugura oficialmente la Capilla de «Nuestra Señora de los Dolores», aunque ya se había celebrado Misa en el recinto días antes con motivo del funeral de Luz Amparo.