• El Sagrado Corazón cumple sus promesas: “Primeros viernes de mes”

      «Te prometo en la excesiva misericordia de mi Corazón que su amor todopoderoso concederá, a todos los que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final; que no morirán en su desgracia ni sin haber recibido los Sacramentos, siendo su refugio seguro en este...

  • Mi sacerdocio y una desconocida

      Todos nosotros debemos lo que somos y nuestra vocación a las oraciones y a los sacrificios ajenos. En el caso del conocido obispo Ketteler (1811-1877), un personaje excelente del episcopado alemán del siglo XIX y uno de los instauradores del catolicismo social en Alemania, la bienhechora fue una religiosa...

  • Disciplina: una meta a conseguir

      Nuestra querida Luz Amparo solía decir que un cristiano que no es disciplinado no es un buen cristiano; lo decía en cuanto que hay que guardar un orden, cumplir con unas obligaciones, ser constantes en el trabajo, en la oración, en los propósitos… Y es que la disciplina es...

  • San Francisco de Sales. Más fruto que con cien predicadores

      En este artículo, hablamos esta vez de san Francisco de Sales; aprovechamos para relatar aquí dos anécdotas de su vida, que lo muestran como el gran hombre de Dios que fue, manso y humilde de corazón.   Saludó con toda cordialidad a su enemigo La dulzura de carácter y...

  • «Resucita» para confesarse

      La película Prefiero el Paraíso nos recordaba a san Felipe Neri; cuentan que con él un muerto resucitó para confesarse. Parece una tradi­ción popular piadosa, pero el caso del padre John Higgins, en un moderno hospital hace tan solo dos años, muestra que es perfectamente posible que se diera...